TITANIO Y ALEACIONES DE TITANIO


El Titanio es un elemento que se conoce desde hace años, pero sólo ha ganado importancia durante los últimos 50, más o menos. El rápido crecimiento de la industria del Titanio se ha debido a la versatilidad del metal y sus aleaciones, y a su excelente relación resistencia/peso.  Las propiedades mecánicas de los grados de Titanio puro comercializados varían considerablemente, mostrando pequeños cambios en el Oxígeno, Nitrógeno, Hidrógeno y Carbono. Las propiedades de gran resistencia, poco peso y la excepcional resistencia a la corrosión, han provocado que se utilice tradicionalmente en plantas químicas, estructuras Aeroespaciales, componentes de motor e implante médicos.  El Titanio existen en dos formas cristalográficas, y sus aleaciones se pueden clasificar en tres categorías:

  • Alpha
  • Alpha/Beta
  • aleaciones beta

El Titanio Puro tiene una estructura alfa pero se transforma en una forma beta cuando se calienta por encima de 882 ° C. La adición de elementos de aleación influye en esta transformación, y se han desarrollado muchas aleaciones donde la fase beta se puede mantener a temperatura ambiente, ofreciendo por lo tanto un material que contiene fases alfa y beta. Las cantidades relativas de estas fases dan lugar a variaciones en las propiedades, como la ductilidad, la plasticidad y la facilidad de conformado.

Las cintas de aleación de Titanio se utilizan para aplicaciones tan exigentes como componentes estáticos y giratorios de los motores de turbinas de gas.  Algunas de las partes del fuselaje militar y civil más críticas y complicadas también se realizan con cintas de aleación de Titanio.  Las cintas de Titanio sin alear, o comercialmente puras, tienen una excelente resistencia ante la corrosión, lo cual lo convierte en el material preferido de muchas aplicaciones en las industrias químicas.